Hotel solo adultos en Alcudia

astoria-playa-alcudia-adultsonly-1

Solo adultos en Mallorca

la tranquilidad tiene un precio.
Los niños son la alegría del hogar y son vitales para que continúe la especie, hay que quererlos, educarlos y protegerlos. Pero, al mismo tiempo, pueden ser un poco difíciles de aguantar, especialmente cuando en vacaciones tienen todo el tiempo del mundo para divertirse y jugar y, sobre todo, cuando se van juntando gran cantidad de ellos, procedentes de distintas familias.

Esas amistades infantiles de verano se recuerdan toda la vida, aunque se les pierda la pista al volver a casa.Pero, qué sucede cuando hay personas que no tienen hijos y no están acostumbrados al ruido y molestas que conllevan los niños disfrutando de la vida sin restricciones, pues que alguien sale perdiendo; y, en este caso, son esos adultos quienes llevan la peor parte. Esa es la razón básica de la existencia de los hoteles ‘Adults Only’, en los que, por lo demás, los servicios son muy similares al resto de establecimientos, con la excepción de animación infantil y piscinas para los benjamines.

La idea ya existía de antes, pero ha sido en esta década cuando ha progresado y, de hecho, cada vez son más los hoteles que se promocionan como ‘Adults Only’, sin menospreciar en absoluto a los que se dedican al turismo familiar, incluso se dan casos de cadenas especializadas en vacacional para familias que ahora abren hoteles reservados exclusivamente a personas adultas. Por cierto, en este colectivo también se pueden contar frecuentemente parejas o matrimonios con hijos que desean disfrutar de unos días de tranquilidad sin la compañía de sus retoños ni los de los demás.El mejor establecimiento para disfrutar de unas vacaciones de este tipo en Alcudia y todo el Norte de Mallorca es el Hotel Astoria Playa Only Adults, que tiene todas sus instalaciones especialmente adaptadas para atender a este tipo de huéspedes. La clave de todo el asunto está en que hay clientes que buscan unas vacaciones sin gritos, sin llantos ni rabietas repentinas, también sin risas y expresiones de alegría; pero, en cualquier caso, tranquilas.